Tango:

Miércoles desde 20:00 hasta las 21:00 

Taller de 20 horas 90€

El tango ha resurgido en los últimos tiempos con la atención de las generaciones jóvenes y todos, grandes y chicos, se animan al ritmo del dos por cuatro.
Se suele decir que bailar tango es como “caminar con firulete”. Con esta definición se ilustra el espíritu de la danza sin demasiada teoría: como en cada compás se mueve un pie -si en un compás se desplaza un pie, en el siguiente deberá desplazarse el otro-, lo cierto es que este baile se asemeja mucho al acto de caminar.

Para bailar de a dos
Sin embargo hay una diferencia fundamental entre bailar tango y caminar: el tango es un baile que no puede realizarse de forma individual bajo ningún aspecto, porque siempre tiene a la pareja como unidad básica e indivisible. En ella, la mujer seduce y el hombre conduce, y cada uno debe cumplir cabalmente con su rol. Es el hombre el que cobija a la mujer y la sostiene, la dama se desenvuelve en todo el baile bajo su amparo, rompiendo el equilibrio para recostarse sobre su pecho. La actitud de entrega de la mujer la deja en una posición de dependencia y el que manda es el hombre, ya que él es el que decide cuándo, dónde y con qué velocidad se generan los movimientos.  Pero la tarea de la mujer no es menos importante: ella debe acompañar la propuesta e interpretar a su compañero en un juego de seducción donde la fragilidad y delicadeza de su desempeño tienen un papel preponderante. Esta relación es la base del tango.

 

Pje Volcán Chinyero, 38320 San Cristóbal
de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife